ULTIMAS NOTICIAS

¿Es sostenible tener aumentos al salario mínimo de 11%?

By marzo 27, 2024 No Comments

Durante el actual sexenio se dieron aumentos importantes al salario mínimo , llevándolo de 88 pesos por año en 2018 a 248 pesos en casi todo el país y 374 pesos diarios en la frontera norte este año. Claudia Sheinbaum , candidata de Morena a la presidencia , dijo que el salario seguirá aumentando para llegar al equivalente de compra de 2.5 canastas básicas diarias, lo que representaría aumentos nominales de 11% en los próximos años.

¿Es posible soportar esos aumentos?

Si Sheinbaum resulta electa presidenta y, si se logra el consenso con el sector patronal y el obrero, para 2030 el salario mínimo sería de 465.60 pesos diarios y de 701.20 pesos en la zona libre de la frontera norte (ZLFN). “El salario mínimo es un precio de referencia que tiene influencia en otros salarios; en empresas que tienen otros tabuladores y contratos colectivos que no están en función del salario mínimo”, explicó a Expansión Iván Franco, fundador de la consultora Triplethree International. “Tenemos la visión de que el salario mínimo en México esté en la línea de bienestar que establece el Coneval, indicador que dice que, en una familia de cuatro, trabajando dos personas puedan acceder a la canasta alimenticia y no alimenticia -calzado, ropa y habitación- para 2026”, indicó Ricardo Barbosa, presidente de la Comisión Nacional de Asuntos Laborales de la Confederación Patronal de la República Méxicana (Coparmex). En febrero de 2024 el valor de la canasta alimentaria y no alimentaria urbana fue de 4,516.16 pesos, mientras que la rural fue de 3,253.21 pesos, de acuerdo con datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval). Franco consideró que “hay poco riesgo (de un impacto negativo) porque estos años no ha pasado nada. La inflación ha sido por razones más monetarias. Estaba tan bajo el nivel (del salario mínimo) que todavía no presiona” a la inflación al alza. Los expertos consideran que es importante aumentar el salario mínimo, pero la base para estos incrementos está en mantener el poder adquisitivo (poder de compra) del dinero y aumentar la productividad. “La clave es mantener el poder adquisitivo del dinero, que lo que la gente gane sea suficiente para satisfacer sus necesidades”, sostuvo. El punto importante de los aumentos al salario mínimo dependerá “hasta qué punto las empresas de maquila, los negocios que ya están y los nuevos, puedan aguantar la presión de que el mínimo se vaya hacia arriba e impacte a los salarios de la industria”, indicó Franco.

La inflación y la política monetaria también importan

Por la parte de la productividad, “ha aumentado bastante en México. Aquí están las mejores maquiladoras”, agregó Franco, refiriéndose a la industrias como la automotriz, de autopartes, línea blanca y electrodomésticos. Sin embargo, para las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) representaría un riesgo, advirtió Barbosa, de la Coparmex. “Tenemos que estudiar las peculiaridades de cada industria, de cada empresa y cada fuente de trabajo. El 80% de los empleadores del país son mipymes, y habrá empresas que podrán dar aumentos de uno o dos puntos por arriba (de la inflación). Ponerlo ya en ley, presionar indebidamente a la formalidad, a la creación de empleos y a la economía”, sostuvo. Actualmente la Ley Federal del Trabajo (LFT) establece que el salario mínimo no puede aumentar menos que la inflación. Algo que el presidente Andrés Manuel López Obrador presentó como iniciativa de reforma constitucional. A decir de Iván Franco, los incrementos salariales tendrían que ser dos puntos porcentuales por arriba de la inflación, mientras que Barbosa señala que no todas las pymes soportarían dicho ajuste. “Como referencia, en marzo los contratos colectivos de los sindicatos que quedaron activos, precisamente de la reforma, los aumentos en promedio están en 6.75% o de 7%. Este año, el mínimo aumentó 6%, más el monto independiente de recuperación que nos dan 20%, la inflación fue de 4.76%”, subrayó Barbosa. Para que los aumentos al salario mínimo se puedan dar sin afectar a las empresas, es necesario que también aumente la productividad. Sin ese factor, los incrementos no funcionarán, alertó Eréndira Yaretni Mendoza Meza, especialista en materia económica, desarrollo e internacionalización. Agregó que también se deben considerar factores como la inflación, la política monetaria (tasa de interés de referencia) y una depreciación controlada del peso. Mendoza Meza, docente de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, sostuvo que un nivel de inflación controlada y aceptable, que no desincentive el consumo ni la inversión, debería ser de 9%, mientras que una tasa de interés de referencia de 5% también mantendría el interés por invertir en México y por el crédito. Una depreciación controlada del peso -con la moneda perdiendo centavos frente al dólar-, agregó Mendoza, servirá para atraer inversión extranjera. Si se logra tener lo anterior, habrá un círculo virtuoso que favorecerá las inversiones, habrá dinero para aumentar el salario, así como recursos para mantener el poder de compra. Expansión buscó al Consejo Coordinador Empresarial (CCE) para tener su punto de vista sobre los aumentos al salario mínimo, pero no obtuvo respuesta al cierre de esta edición.

]]>